Ada Lovelace

Augusta Ada Byron (1815 – 1852), condesa de Lovelace y mundialmente conocida como Ada Lovelace, fue una matemática británica que es considerada la primera programadora. Su trabajo más destacado es las notas sobre la Máquina Analítica de Charles Babbage. Entre estas notas, se encuentra lo que se considera el primer algoritmo procesable por una máquina.

Ada fue hija del poeta Lord Byron y Annabella Noel, también poeta y matemática. Debido a la vida bohemia y escandalosa de Byron, Annabella lo abandonó y crio a su hija por su cuenta de una manera rígida y enfocada en las ciencias y artes.

La condesa de Lovelace tuvo una infancia enfermiza. Durante este periodo, se concentró en estudiar matemáticas y en la lectura. Durante su juventud presentó algo que la caracteriza como la hija de sus célebres padres: Una fascinación casi poética por las matemáticas.

A los 18 años conoció a Charles Babbage, que en su momento era famoso por su proyecto de la máquina diferencial, una calculadora que funcionaba independientemente del humano. Inspirada por Babbage y por el telar de seda de Joseph Jacquard, empezó a fascinarse por la construcción de máquinas que permitieran al ser humano controlar procesos automáticos. Así fue como Ada empezó a pensar en cómo podría construir un telar de Jacquard aplicado a los números, es decir, una computadora.

Babbage y Ada fueron amigos hasta la muerte de ella. En 1840, Babbage viajó a Italia preocupado más que nunca por su proyecto de la Máquina Diferencial, pero apaciguado por la esperanza de que un importante periodista escribiría un artículo sobre su invención. En 1841 Ada propone a Babbage colaborar con él. Para esto se le ordenó que tradujera el artículo escrito por el italiano Luigi Menabrea. A Lovelace le encantó la idea, pues podría dar a conocer el trabajo de su amigo y a la vez alcanzar una vida intelectual más allá de las limitaciones que la comunidad científica tenía para las mujeres en esos tiempos.

Ambos concordaban en que la máquina podría realizar tres funciones primordiales: procesar fórmulas matemáticas expresadas con símbolos, hacer cálculos numéricos (su objetivo primordial) y dar resultados algebraicos en notación literal. Sin embargo, Ada y Babbage tenían diferentes puntos de vista sobre el mérito de la máquina. Babbage se interesó por las aplicaciones del invento más que sus consecuencias prácticas. Por otro lado, Ada logró visualizar que la Máquina Diferencial, con sus procesos automáticos, podría aplicarse a todo proceso que implicara tratar datos: desde resolver ecuaciones hasta analizar piezas musicales. Ella logró imaginar un futuro donde predominaba la digitalización de la información.

La parte más interesante de las notas de Ada es la Nota G, donde describe un algoritmo capaz de secuenciar números de Bernoulli. Este es considerado el primer algoritmo de programación; y la nota, la primera descripción de un lenguaje de programación. Así, Ada Lovelace es considerada la madre de la informática.

En su momento, el trabajo de Ada no fue considerado seriamente, por su condición femenina y por la carencia de otros estudios sobre su tema de especialidad. En 1953, casi 100 años después de su muerte las notas de Ada fueron publicadas nuevamente, poniendo énfasis en sus aportes a un modelo inicial de ordenador y la nota G como una descripción de su software.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *