Iván Pávlov

Iván Petróvich Pávlov (1849 – 1936) fue un fisiólogo ruso ganador del Premio Nobel de Medicina en 1904 por sus estudios sobre las operaciones quirúrgicas en el sistema digestivo.

Pávlov fue hijo de un patriarca ortodoxo. Comenzó a estudiar teología, pero lo dejó para estudiar medicina y química en la Universidad de San Petersburgo. Luego de su doctorado, en 1883, continuó sus estudios en Alemania, donde se especializó en fisiología intestinal y en el funcionamiento del sistema circulatorio.

En 1890, obtuvo el trabajo de profesor de fisiología en la Academia Médica Imperial. Durante los siguientes 10 años se dedicó a aprender a hacer orificios en el tracto intestinal. Esto era especialmente difícil porque los jugos gástricos corroen los tejidos del intestino al salir de éste. La técnica de Pávlov se basaba en introducir un tubo metálico por una pequeña incisura. Para esto, era necesaria una sutura habilidosa de la piel y de la membrana mucosa. Con este método logró obtener jugo gástrico desde cualquier parte del tracto intestinal, desde las glándulas salivales hasta el intestino grueso. Por su trabajo, ganó el premio Nobel de Medicina en 1904, convirtiéndose en el primer ruso en obtener este galardón.

Pávlov es también conocido por formular la ley del reflejo condicional, la cual desarrolló a partir de 1901. Pavlov observó que la salivación de los perros que utilizaban en sus experimentos se producía ante la presencia de comida o de los propios experimentadores, y luego determinó que podía ser resultado de una actividad psicológica, a la que llamó “reflejo condicional”.

En la década de 1930 volvió a destacarse al anunciar el principio según el cual la función del lenguaje humano es resultado de una cadena de reflejos condicionales que contendrían palabras.

En agosto de 1935 la Unión Soviética celebró el Congreso Mundial de Fisiología en Moscú y Leningrado con la asistencia de más de 900 científicos innovadores del mundo. Iván Pávlov fue nombrado como el fisiólogo más importante del mundo.

El 27 de febrero de 1936 Iván Pávlov murió de neumonía. Está enterrado en San Petersburgo.

¿Qué significa ser innovador?

Desde los inicios de la humanidad, los inventos de ciertos innovadores han cambiado paradigmas y dado una nueva visión del mundo. Actualmente, gracias a la accesibilidad de la información, muchas personas desarrollan proyectos tecnológicos y crean sus propias empresas. Sin embargo, ¿podemos llamar a todas estas personas “innovadores”?

Desde el punto de vista de este blog, un innovador es alguien que cambia la vida de las personas mediante sus aportes, ya sean científicos o ideológicos. Si una persona impactó la vida de miles, haciendo que el mundo que nos rodea mejore, se le puede considerar un innovador.

Por otro lado, como ya se mencionó, no todas las personas que tienen un proyecto o realizan investigaciones son innovadores. En cada país hay cientos de investigadores y cada uno de ellos tiene uno o varios proyectos. Estos proyectos por sí mismos podrían ser las bases de un gran cambio, pero solo cuando un innovador junta las piezas del modo correcto y cambia la historia con sus descubrimientos.

Veamos ejemplos de algunos innovadores y lo que hicieron:

  • Albert Einstein, con su Teoría de la Relatividad, cambió el pensamiento de los físicos del mundo y descartó ideas que se tenían desde los tiempos de Newton.
  • Alan Turing es considerado el padre de la ciencia de la computación. Desarrolló conceptos como el test de Turing y la máquina universal. Su trabajo fue vital para la victoria de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial
  • Steve Jobs cambió la forma en que vivimos el día a día con el invento del primer ordenador personal, el iPhone, el iPad, etc. Hasta hoy es una figura de gran inspiración para el mundo de la tecnología por su filosofía en donde “lo importante es tener buen gusto”.