Francis Crick – Descubriendo el ADN (Parte I)

Francis Harry Compton Crick (1916 – 2004) fue un físico, biólogo molecular y neurocientífico británico. Es conocido por ser uno de los descubridores de la estructura molecular del ADN en 1953, junto con James Watson.

En 1962, recibió junto con Watson y Maurice Wilkins el Premio Nobel de Medicina.

Sus padres fueron Harry Crick y Anne Elizabeth Wilkins. Se crió en un pequeño pueblo de Northampton. Desde pequeño prestó interés por la ciencia y aprendió todo lo que podía de los libros. A los 12 años, le dijo a su madre que ya no quería asistir a la iglesia a la que lo llevaba, pues prefería la investigación científica a las creencias de cualquier dogma. A los 14 años recibió una beca para estudiar Matemáticas, Física y Química en la Mill Hill School de Londres. Luego estudió Física en el University College London y se licenció en ciencias a los 21 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial la Marina Real Británica le encargó incorporarse a las investigaciones sobre minas magnéticas y acústicas. Trabajó en el diseño de una nueva mina que fue más efectiva contra los rastreadores alemanes. Al finalizar la guerra se interesó por la biología y la química influenciado, como muchos de sus contemporáneos, por John Randall.

Esta transición entre ciencias fue interesante para Crick. Según él, tuvo que pasar de la “elegancia y profunda simplicidad” de la Física a los “elaborados mecanismos químicos en que la selección natural ha evolucionado a lo largo de miles de millones de años”.

Trabajó durante casi dos años en el estudio de las propiedades físicas del citoplasma. Luego, en 1951, comenzó a trabajar con James Watson y consagra todo su tiempo a la estructura de la molécula ADN, ya identificada por los biólogos como llave para el inicio de la comprensión de la genética.

Basándose en análisis cristalográficos por rayos X de Rosalind Franklin, sobre las competencias específicas en genética y en procesos biológicos de Crick y en cristalografía de Watson, proponen la estructura en doble hélice de la molécula de ADN, publicada el 25 de abril de 1953 en la revista Nature. En 1962 recibió el Premio Nobel de Medicina “por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva”.

Luego de su gran descubrimiento, se dedicó a llevar a cabo investigaciones sobre neurociencia, percepción visual y posteriormente se dedicó a ser profesor en la Universidad de San Diego.

Francis Crick murió el 28 de julio de 2004 en el Hospital de la Universidad de San Diego, a los 88 años, como consecuencia de un cáncer de colon.

Francis Crick fue un innovador en el ámbito de la medicina, pues su descubrimiento de la estructura de la molécula en doble hélice dio al mundo la llave para entender todos los secretos de la vida: toda la vida en la tierra existe únicamente gracias a este omnipresente ADN, desde la bacteria más pequeña hasta el hombre.

Descubriendo el ADN – Parte II : James Watson

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *