Wilhelm Rontgen

Willhelm Conrad Rontgen (1845 – 1923) fue un ingeniero mecánico y físico alemán. Es el descubridor de los rayos X. Por su descubrimiento fue premiado con el Premio Nobel de Física en 1901.
Rontgen nació en Lennep, Alemania como hijo de un tejedor. Recibió su educación primaria en el  Instituto de Martinnus Herman van Doorn. Luego asistió a la Escuela Técnica de Utrecht, de donde fue expulsado por realizar una caricatura de uno de sus profesores, acto que negó haber cometido.  En 1868 recibió su título de ingeniero mecánico en la Escuela Politécnica de Zúrich. Se doctoró un año después.
En 1900 se le fue concedida la cátedra de física en la Universidad de Múnich y fue nombrado director de un nuevo instituto físico creado en esa misma ciudad.
El 8 de noviembre de 1895, mientras trabajaba con un tubo de rayos catódicos, produjo radiación electromagnética en las longitudes de onda correspondiente a los actualmente llamados rayos X. Por este descubrimiento, recibió el Premio Nobel de Física en 1901.
Los rayos X se comenzaron a aplicar en todos los campos de la medicina. Al año del primer informe de Rontgen, que se tradujo al inglés, francés, italiano y ruso, se habían escrito 49 libros y más de 1200 artículos al respecto en revistas científicas.
Wilhelm Rontgen murió en 1923 a los 77 años de un cáncer intestinal.

Iván Pávlov

Iván Petróvich Pávlov (1849 – 1936) fue un fisiólogo ruso ganador del Premio Nobel de Medicina en 1904 por sus estudios sobre las operaciones quirúrgicas en el sistema digestivo.

Pávlov fue hijo de un patriarca ortodoxo. Comenzó a estudiar teología, pero lo dejó para estudiar medicina y química en la Universidad de San Petersburgo. Luego de su doctorado, en 1883, continuó sus estudios en Alemania, donde se especializó en fisiología intestinal y en el funcionamiento del sistema circulatorio.

En 1890, obtuvo el trabajo de profesor de fisiología en la Academia Médica Imperial. Durante los siguientes 10 años se dedicó a aprender a hacer orificios en el tracto intestinal. Esto era especialmente difícil porque los jugos gástricos corroen los tejidos del intestino al salir de éste. La técnica de Pávlov se basaba en introducir un tubo metálico por una pequeña incisura. Para esto, era necesaria una sutura habilidosa de la piel y de la membrana mucosa. Con este método logró obtener jugo gástrico desde cualquier parte del tracto intestinal, desde las glándulas salivales hasta el intestino grueso. Por su trabajo, ganó el premio Nobel de Medicina en 1904, convirtiéndose en el primer ruso en obtener este galardón.

Pávlov es también conocido por formular la ley del reflejo condicional, la cual desarrolló a partir de 1901. Pavlov observó que la salivación de los perros que utilizaban en sus experimentos se producía ante la presencia de comida o de los propios experimentadores, y luego determinó que podía ser resultado de una actividad psicológica, a la que llamó “reflejo condicional”.

En la década de 1930 volvió a destacarse al anunciar el principio según el cual la función del lenguaje humano es resultado de una cadena de reflejos condicionales que contendrían palabras.

En agosto de 1935 la Unión Soviética celebró el Congreso Mundial de Fisiología en Moscú y Leningrado con la asistencia de más de 900 científicos innovadores del mundo. Iván Pávlov fue nombrado como el fisiólogo más importante del mundo.

El 27 de febrero de 1936 Iván Pávlov murió de neumonía. Está enterrado en San Petersburgo.

Otto Hahn

Otto Hahn (1879 – 1968) fue un químico alemán descubridor de la fisión nuclear. Ganó el Premio Nobel de Química en 1944 y es considerado el padre de la Energía Nuclear. 
Estudió Química en la Universidad de Maburgo, en donde también obtuvo su doctorado en 1901. Luego viajó a Londres, en donde comenzó a estudiar fenómenos radiactivos. Mientras intentaba purificar una muestra de radio, desucubrió una nueva sustancia radiactiva a la que llamó radiotorio. Impulsado por este descubrimiento, viajó hasta Montreal para investigar más a profundo la radiactividad.
Regresó a Alemania en 1906 y trabajó ahí con la física austriaca Lise Meitner. Junto con ella, cinco años más tarde, dirigió el departamento de radioquímica del Instituto Químico Káiser Guillermo de Berlín. Tras la Primera Guerra Mundial, Hahn y su compañera fueron de los primeros en aislar el isótopo 231 del protactinio (elemento número 91 de la tabla periódica), uno de los últimos elementos radiactivos naturales descubiertos.
En 1938, basándose en las observaciones de Enrico Fermi sobre el bombardeo de neutrones en el uranio y trabajando junto a Fritz Strassman concluyó que uno de los productos de la desintegración del uranio es un isótopo radiactivo de un elemento de mucho menor peso, el bario, lo cual indujo a pensar que el átomo de uranio se divide en dos átomos más ligeros tras el proceso de bombardeo con neutrones.
El fenómeno, que fue bautizado con el nombre de fisión nuclear, le supuso a su innovador descubridor el Premio Nobel de Química de 1944. Después de haber abandonado Alemania durante los años de la Segunda Guerra Mundial para instalarse en el Reino Unido, regresó a su país convertido en una figura de relieve social, comprometido con la causa vinculada al desarme nuclear.
Hahn fue fundador, en 1946, y presidente de la Sociedad Max Planck , miembro de honor de 45 Academias del mundo, y de la Real Sociedad Española de Física y Química en Madrid, de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid.
Otto Hahn falleció el 28 de julio de 1968 a los 89 años en Gotinga, Alemania por causas naturales.

Robert Koch

Hermann Robert Koch (1843 – 1910) fue un médico y microbiólogo alemán que se hizo famoso por descubrir el bacilo de la tuberculosis y el del cólera. Por estos logros, recibió el Premio Nobel de Medicina en 1905. Es considerado el padre de la bacteriología.

Robert Koch nació en Clausthal, en las montañas alemanas del Harz como hijo de un minero. Estudió medicina en la Universidad de Gotinga y se graduó en 1866. Sirvió en la Guerra Franco – Prusiana y se convirtió en médico oficial de la Prusia Polaca. Trabajó con muy pocos recursos, pero llegó a ser uno de los fundadores de la bacteriología junto con Louis Pasteur.

Inventó métodos para extraer el ántrax de la sangre y hacerlo crecer en cultivos puros. Con esto descubrió que el bacilo podía crear endosporas que le permitían sobrevivir largos periodos de tiempo fuera del huésped. Estas endosporas se incrustan al suelo y causaban brotes espontáneos de ántrax que eran inexplicables hasta el momento.

Publicó sus descubrimientos sobre el ántrax en 1876 y por estos fue premiado con un trabajo en la Oficina Imperial de Sanidad en Berlín. Ahí mejoró sus métodos de crecimiento bacteriano con las placas de agar y la placa de Petri (llamada así por su inventor, su ayudante Julius Richard Petri).

Con estos nuevos métodos descubrió la bacteria causante de la tuberculosis en 1882.

Luego trabajó en la India donde aisló e identificó la bacteria vibrio, causante del cólera. Otro anatomista, Filippo Pacini, había logrado esta hazaña antes, pero Koch desconocía su trabajo y publicó sus descubrimientos independientemente. Sin embargo, en 1965 la bacteria fue renombrada de Vibrio Cholerae a Vibrio Cholerae Pacini 1854.

En 1905 recibió el Premio Nobel de Medicina por sus aportes innovadores sobre la tuberculosis, que en sus tiempos ocasionaba 1 de cada 7 muertes.

Probablemente tan importante como su trabajo en la tuberculosis, son los postulados de Koch, que afirman que para establecer que un organismo sea la causa de una enfermedad, este debe:

  • Estar presente en todos los casos en los que se examine la enfermedad, y ausente en organismos sanos.
  • Poder ser preparado y mantenido en un cultivo puro.
  • Tener la capacidad de producir la infección original, después de varias generaciones en un cultivo.
  • Poder inocularse en animales y ser cultivado de nuevo.

Los pupilos de Koch descubrieron los organismos responsables de la difteria, el tifus, la neumonía, la gonorrea, la meningitis cerebroespinal, la lepra, la peste pulmonar, el tétanos y la sífilis, entre otros, usando sus métodos.

Murió el 27 de mayo de 1910 por un ataque al corazón en Baden-Baden, a la edad de 66 años.

Hermann Muller

Hermann Joseph Muller (1890 – 1967) fue un biólogo y genetista estadounidense. Se le considera autor de notables artículos sobre la acción de los rayos X en la mutación de las células. Fue un renovador de la genética. Por sus trabajos, se le otrogó el Premio Nobel de Medicina en 1946.

Estudio en la Universidad de Columbia y fue catedrático en la Universidad de Texas. Luego trabajó como genetista en el Instituto de genética de Moscú, pero su trabajó se vio obstaculizado por la campaña antigenetista de Trofim Lysenko durante el periodo estalinista. Años después trabajó como investiagador asociado en el Instituto de Genética de la Universidad de Edimburgo.

Hermann Muller se dedicó principalmente a estudiar fenómenos de combinaciones y recombinaciones genéticas. Tras desarrollar varios métodos para obtener una valoración cuantitativa de las mutaciones en la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), en 1927 descubrió la acción mutágena de los rayos X.

Tal descubrimiento innovador, que le valió el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1946, permitió adquirir conocimientos fundamentales sobre la estructura y movilidad de los genes. Entre sus tratados destacan El mecanismo mendeliano de la herencia (1915), Genética, hombre y medicina (1947) y Estudios sobre genética (1962). Muller destacó asimismo por sus advertencias sobre los potenciales peligros que para la especie humana suponen las radiaciones y ciertos productos industriales y farmacéuticos.

Murió por causas naturales en 1967.

Rosalind Franklin – Descubriendo el ADN (Parte Final)

Rosalind Elsie Franklin (1920 – 1958) fue una química y cristalógrafa inglesa, responsable de importantes contribuciones a la comprensión de la estructura del ADN, el ARN, los virus, el carbón y del grafito. Su trabajo sobre los tres últimos fue reconocido en vida, no siendo igual con sus descubrimientos acerca del ADN.

Nació en una familia judía inglesa. Franklin fue educada en la Escuela Lindores para Señoritas en Sussex y en la Escuela St. Paul’s para niñas, donde fue sobresaliente en todos los cursos y deportes.

los 18 años, tuvo una hija llamada Cecilia Merigo, quien falleció dias después de nacer. Ese mismo año ingresó a la universidad becada. Donó el dinero de la beca a los refugiados de la Segunda Guerra Mundial. Luego estudió Ciencias Naturales en el Newnham College. Ganó una beca en la Universidad de Cambridge en el laboratorio de fisicoquímica.

La Asociación Británica para la Investigación y el Uso del Carbón le ofreció una plaza de investigadora en 1942. Esto le ayudó a obtener su doctorado en 1945. Fue a Paris en 1947 para realizar un postdoctorado en el Laboratorio Central de Servicios Químicos del Estado, donde se convirtió en una cristalógrafa de rayos X consumada.

En 1951 se unió al King’s College de Londres donde tomó las imágenes de ADN por difracción de rayos X, que fueron escenciales para la determinación del modelo de Watson y Crick. Se mudó al Birbeck College dos años después debido a desacuerdos con su colega Maurice Wilkins, quien había mostrado a Watson las imágenes del ADN sin su consentimiento.

En el Birbeck, Franklin dirigió investigaciones acerca de las estructuras moleculares de los virus, que llevó a descubrimientos nunca antes vistos. Entre ellos, estaban los virus de la polio y el virus del mosaico del tabaco.

Rosalind Franklin murió de cáncer de ovario en 1958, a los 37 años de edad. Su innovador descubrimiento sobre la estructura del ADN no fue reconocido como correspondía, pues la Fundación Nobel no otorga premios post mortem (Watson y Crick recibieron el Nobel en 1962). Sin embargo, Crick, Watson y eventualmente la comunidad científica reconocen a esta innovadora como pionera del estudio de la estructura molecular del ADN.

Descubriendo el ADN – Parte III

Maurice Wilkins – Descubriendo el ADN (Parte III)

Maurice Hugh Frederick Wilkins (1916 – 2004) fue un físico codescubridor de la estructura del ADN y estudioso de los rayos X.

Nació en Nueva Zelanda pero durante su niñez se trasladó junto con sus padres a Inglaterra. Estudió física en la Universidad de Cambridge y se doctoró en la Universidad de Birmingham con un estudio sobre la teoría de la fosforescencia en términos de electrones capturados, que aplicó a mejorar las pantallas de radar.

Durante la Segunda Guerra Mundial partició en el Proyecto Manhattan para el perfeccionamiento del radar y en la separación de isótopos para la construcción de la bomba atómica. Posteriormente se dedicó a la física biológica en la Universidad de St. Andrew de Escocia y en el King’s College de Londres. Estudió los efectos genéticos de los ultrasonidos y la espectrofotometría de la radiación ultravioleta de los ácidos nucleicos en las células.

Junto con Rosalind Franklin, trabajó en la difracción de rayos X para describir la estructura de doble hélice del ADN. Wilkins mostró imágenes de difracción de rayos X de alta calidad sobre la molécula de ADN. Estas fueron obtenidas por Franklin, pero Wilkins las compartió con Watson y Crick sin su permiso.

Wilkins, Watson y Crick recibieron el Premio Nobel de Medicina por su innovador descubrimiento en 1962. Rosalind Franklin falleció 4 años antes, así que no fue reconocida puesto que la Fundación Nobel no entrega premios post mortem.

Maurice Wilkins murió en 2004 a los 87 años en Londres. La causa de su muerte nunca fue establecida, o al menos no fue expuesta públicamente.

Descubriendo el ADN – Parte II : James Watson

Descubriendo el ADN – Parte Final : Rosalind Franklin

James Watson – Descubriendo el ADN (Parte II)

James Dewey Watson (1928 – ) es un biólogo estadounidense, famoso por haber descubierto junto a Francis Crick la estructura de la molécula del ADN, con la colaboración de Rosalind Franklin y Maurice Wilkins. Por este descubrimiento se le otorgó el Premio Nobel de Medicina.

En el 47′, Watson ingresó a la Universidad de Indiana. Ahí conoció a genetistas y microbiólogos que despertaron su interés por estas ciencias. A los 22 años, completó su doctorado en zoología. Su tesis trataba sobre los efectos de los rayos X en la multiplicación de bacteriófagos. Luego se incorporó a Harvard en 1955.

Posteriormente, durante sus estudios postdoctorales en el Consejo Nacional de Investigación de Copenhague, se interesó por la química estructural de los ácidos nucleicos. Conoció en Nápoles a Maurice Wilkins y desde ese momento centró sus investigaciones hacia el descubrimiento de la química estructural de las moléculas biológicas.

Conoció a Francis Crick mientras trabajaba en la Universidad de Cambridge. Con él, estudió la estructura del ADN, constatando los componentes escenciales de este ácido: cuatro bases orgáncias enlazadas por pares. Información escencial sobre los componentes del ADN ya había sido proporcionada por los biofísicos Rosalind Franklin y Maurice Wilkins, cuyo trabajo consistió en fotografiar la molécula del ADN mediante técnicas cristalográficas de rayos X.

Con esta información y animados por las técnicas de trabajo de Franklin y Wilkins, Watson y Crick discernieron la estructura helicoidal de una molécula de ADN. Esto permitió comprender cómo se transmite el material hereditario de unas generaciones a otras. Este descubrimiento innovador, considerado como uno de los principales avances de la historia de la biología y de la ciencia en general, cambió el rumbo de la bioquímica y dio paso a una nueva disciplina, la biología molecular.

Desde 1988 hasta 1992 dirigió el Proyecto Genoma Humano, en el que se ha cartografiado la secuencia completa del ADN humano, pero Watson lo abandonó por ser contrario a los intereses económicos de intentar patentar los genes, que él siempre consideró patrimonio de la humanidad.

Descubriendo el ADN – Parte I : Francis Crick

Descubriendo el ADN – Parte III : Maurice Wilkins

Francis Crick – Descubriendo el ADN (Parte I)

Francis Harry Compton Crick (1916 – 2004) fue un físico, biólogo molecular y neurocientífico británico. Es conocido por ser uno de los descubridores de la estructura molecular del ADN en 1953, junto con James Watson.

En 1962, recibió junto con Watson y Maurice Wilkins el Premio Nobel de Medicina.

Sus padres fueron Harry Crick y Anne Elizabeth Wilkins. Se crió en un pequeño pueblo de Northampton. Desde pequeño prestó interés por la ciencia y aprendió todo lo que podía de los libros. A los 12 años, le dijo a su madre que ya no quería asistir a la iglesia a la que lo llevaba, pues prefería la investigación científica a las creencias de cualquier dogma. A los 14 años recibió una beca para estudiar Matemáticas, Física y Química en la Mill Hill School de Londres. Luego estudió Física en el University College London y se licenció en ciencias a los 21 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial la Marina Real Británica le encargó incorporarse a las investigaciones sobre minas magnéticas y acústicas. Trabajó en el diseño de una nueva mina que fue más efectiva contra los rastreadores alemanes. Al finalizar la guerra se interesó por la biología y la química influenciado, como muchos de sus contemporáneos, por John Randall.

Esta transición entre ciencias fue interesante para Crick. Según él, tuvo que pasar de la “elegancia y profunda simplicidad” de la Física a los “elaborados mecanismos químicos en que la selección natural ha evolucionado a lo largo de miles de millones de años”.

Trabajó durante casi dos años en el estudio de las propiedades físicas del citoplasma. Luego, en 1951, comenzó a trabajar con James Watson y consagra todo su tiempo a la estructura de la molécula ADN, ya identificada por los biólogos como llave para el inicio de la comprensión de la genética.

Basándose en análisis cristalográficos por rayos X de Rosalind Franklin, sobre las competencias específicas en genética y en procesos biológicos de Crick y en cristalografía de Watson, proponen la estructura en doble hélice de la molécula de ADN, publicada el 25 de abril de 1953 en la revista Nature. En 1962 recibió el Premio Nobel de Medicina “por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva”.

Luego de su gran descubrimiento, se dedicó a llevar a cabo investigaciones sobre neurociencia, percepción visual y posteriormente se dedicó a ser profesor en la Universidad de San Diego.

Francis Crick murió el 28 de julio de 2004 en el Hospital de la Universidad de San Diego, a los 88 años, como consecuencia de un cáncer de colon.

Francis Crick fue un innovador en el ámbito de la medicina, pues su descubrimiento de la estructura de la molécula en doble hélice dio al mundo la llave para entender todos los secretos de la vida: toda la vida en la tierra existe únicamente gracias a este omnipresente ADN, desde la bacteria más pequeña hasta el hombre.

Descubriendo el ADN – Parte II : James Watson

Alexander Fleming

Alexander Fleming (1881 – 1955) fue un científico británico. Su mayor trabajo fue descubrir una enzima antimicrobiana llamada lisozima. También fue el primero en observar los efectos antibióticos de la penicilina.

Fleming nació en Darvel, Escocia. Trabajó como médico microbiólogo en el hospital St. Mary de Londres hasta el comienzo de la Primera Guerra Mundial. Durante la guerra fue médico militar en los frentes de Francia. Quedó impresionado por la mortalidad de las heridas de metralla infectadas, así que al finalizar la guerra, regresó al St. Mary donde buscó intensamente un nuevo antiséptico para tratar la agonía de las heridas infectadas.

Los dos grandes descubrimientos de Fleming fueron accidenales, pero demuestran su gran capacidad de observación e intuición: Descubrió la lisozima después de que mucosidades, procedentes de un estornudo, cayesen sobre una placa de Petri en la que crecía un cultivo bacteriano. Unos días más tarde notó que las bacterias habían sido destruidas en el lugar donde se había depositado el fluido nasal.

El 22 de septiembre de 1928, al inspeccionar sus cultivos bacterianos antes de destruirlos notó que una colonia de hongo había crecido espontáneamente. Alrededor de ella, las colonias bacterianas eran transparentes, debido a una lisis bacteriana (la lisis significa la muerte de las bacterias). Este hongo fue más tarde reconocido como el Penicillium notatum. Fleming reconoció inmediatamente la trascendencia de su descubrimiento, pero sus contemporáneos lo subestimaron.

La síntesis de la penicilina era complicada, así que Fleming no pudo lograr purificar el medicamento solo. Los químicos Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey desarrollaron en Inglaterra un método de purificación de la penicilina que permitió su síntesis y distribución comercial para el resto de la población. Para facilitar su difusión, Fleming nunca patentó su descubrimiento.

En 1945 Fleming, Chain y Florey recibieron el Premio Nobel de Medicina. Su descubrimiento de la penicilina significó un cambio drástico para la medicina moderna iniciando la llamada “Era de los antibióticos”. El aporte científico de Fleming es doble pues además de descubrir una molécula química (penicilina) también encontró una molécula enzimática (lisozima) con actividad antibiótica. Por esta razón Fleming puede ser considerado como el primero en descubrir una enzima antimicrobiana.

Alexander Fleming murió en Londres en 1955 de un ataque cardíaco. Fue enterrado como héroe nacional en la cripta de la catedral de San Pablo de Londres.