Robert Koch

Hermann Robert Koch (1843 – 1910) fue un médico y microbiólogo alemán que se hizo famoso por descubrir el bacilo de la tuberculosis y el del cólera. Por estos logros, recibió el Premio Nobel de Medicina en 1905. Es considerado el padre de la bacteriología.

Robert Koch nació en Clausthal, en las montañas alemanas del Harz como hijo de un minero. Estudió medicina en la Universidad de Gotinga y se graduó en 1866. Sirvió en la Guerra Franco – Prusiana y se convirtió en médico oficial de la Prusia Polaca. Trabajó con muy pocos recursos, pero llegó a ser uno de los fundadores de la bacteriología junto con Louis Pasteur.

Inventó métodos para extraer el ántrax de la sangre y hacerlo crecer en cultivos puros. Con esto descubrió que el bacilo podía crear endosporas que le permitían sobrevivir largos periodos de tiempo fuera del huésped. Estas endosporas se incrustan al suelo y causaban brotes espontáneos de ántrax que eran inexplicables hasta el momento.

Publicó sus descubrimientos sobre el ántrax en 1876 y por estos fue premiado con un trabajo en la Oficina Imperial de Sanidad en Berlín. Ahí mejoró sus métodos de crecimiento bacteriano con las placas de agar y la placa de Petri (llamada así por su inventor, su ayudante Julius Richard Petri).

Con estos nuevos métodos descubrió la bacteria causante de la tuberculosis en 1882.

Luego trabajó en la India donde aisló e identificó la bacteria vibrio, causante del cólera. Otro anatomista, Filippo Pacini, había logrado esta hazaña antes, pero Koch desconocía su trabajo y publicó sus descubrimientos independientemente. Sin embargo, en 1965 la bacteria fue renombrada de Vibrio Cholerae a Vibrio Cholerae Pacini 1854.

En 1905 recibió el Premio Nobel de Medicina por sus aportes innovadores sobre la tuberculosis, que en sus tiempos ocasionaba 1 de cada 7 muertes.

Probablemente tan importante como su trabajo en la tuberculosis, son los postulados de Koch, que afirman que para establecer que un organismo sea la causa de una enfermedad, este debe:

  • Estar presente en todos los casos en los que se examine la enfermedad, y ausente en organismos sanos.
  • Poder ser preparado y mantenido en un cultivo puro.
  • Tener la capacidad de producir la infección original, después de varias generaciones en un cultivo.
  • Poder inocularse en animales y ser cultivado de nuevo.

Los pupilos de Koch descubrieron los organismos responsables de la difteria, el tifus, la neumonía, la gonorrea, la meningitis cerebroespinal, la lepra, la peste pulmonar, el tétanos y la sífilis, entre otros, usando sus métodos.

Murió el 27 de mayo de 1910 por un ataque al corazón en Baden-Baden, a la edad de 66 años.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *