Charles K. Kao

Charles K. Kao: quién fue esta figura clave para la evolución de Internet -  LA NACION

Charles Kuen Kao (Shanghái, 4 de noviembre de 1933-Hong Kong, 23 de septiembre de 2018) fue un ingeniero eléctrico, profesor e investigador chino, pionero en el desarrollo y uso de la fibra óptica en telecomunicaciones.

En los años 60 creó varios métodos para la combinación de fibras de vidrio con láseres para transmitir datos digitales, los cuales darían las bases para la evolución del Internet. “La comunicación como la conocemos ahora, incluyendo el Internet, no existiría sin la fibra óptica”, diría William Wulf, presidente de la Academia Nacional de Ingeniería (TNAE, por sus siglas en inglés).

Condujo la investigación que permitió desarrollar las telecomunicaciones por fibra óptica. Por este motivo fue galardonado con el Premio Nobel de Física de 2009 y es considerado el «padre de la comunicación por fibra óptica».

Conocido como el “Padrino de la Banda Ancha”, “Padre de la Fibra Óptica” y el “Padre de la Comunicación por Fibra Óptica” fue premiado con el premio Nobel de Física en 2009 por “logros innovadores en relación con la transmisión de luz en la comunicación por fibra óptica”.

Kao tenía la ciudadanía del Reino Unido y de los Estados Unidos, y fue residente permanente de Hong Kong. En una entrevista en el año 2000, declaró que pertenecía a Hong Kong, mas no se consideraba vinculado a ningún país ni a un grupo étnico en particular. En una carta abierta, en autoría con su esposa en 2009, dijo que “Charles Kao realmente pertenece al mundo”.

Nobel Prize Winner Charles Kao Interview with FiberStory

Texto compilado por Ricardo Cuya-Vera

Nobel de Física 2021

Nobel de Física 2021 de Syukuro Manabe, Klaus Hasselmann y Giorgio Parisi

El Premio Nobel de Física 2021 fue concedido a dos expertos en la modelización física del cambio climático, el nipo-estadounidense Syukuro Manabe y el alemán Klaus Hasselmann, así como al teórico italiano Giorgio Parisi.

Los científicos fueron distinguidos con el Premio Nobel de Física 2021 por sus “contribuciones pioneras para nuestro entendimiento de los complejos sistemas físicos”, comunicó el Instituto Karolinska en Estocolmo. 

La mitad del premio recaerá en Manabe, de 80 años, y en Hasselmann, de 79, “por la modelización física del clima de la Tierra y por haber cuantificado la variabilidad y predicho de forma fiable el cambio climático”, indicó el jurado.

La otra mitad fue atribuida a Parisi, de 73 años, “por el descubrimiento de la interacción del desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos, desde la escala atómica a la planetaria”.

Syukuro Manabe, Klaus Hasselmann y Giorgio Parisi

Syukuro Manabe,

Syukuro “Suki” Manabe es un meteorólogo y climatólogo japonés, pionero en el uso de computadoras para simulaciones de la conjetura de cambio climático global, y las variaciones naturales del clima.​ Fue uno de los galardonados con el Premio Nobel de Física en 2021

Klaus Hasselmann

Nacido en Hamburgo el 25 de octubre de 1931, vivió en Inglaterra entre 1934 y 1949. Estudió física y matemáticas en su ciudad natal y obtuvo el título de doctor en 1957 en la Universidad de Gotinga.​ Posteriormente, de 1961 a 1972, fue profesor de la Universidad de Hamburgo e investigador. Presidió el Instituto de Meteorología Max Planck de dicha ciudad, el cual fundó entre 1975 y 1999, y fue el director científico del Centro Alemán de Computación del Clima desde 1988 hasta 1999.2​3​ También es miembro fundador del European Climate Forum, que promueve la investigación del cambio climático.​

Inventó el método fingerprinting, que permite distinguir entre la variabilidad natural del clima y la perturbación por el aumento de los gases de efecto invernadero. Gracias a esta técnica, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas pudo atribuir el cambio climático a la acción humana en su cuarto informe (2007).

Fue galardonado con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, en la categoría de cambio climático, en su edición del 2009.2​4​ En el 2021, recibió el Premio Nobel de Física junto a Syukuro Manabe y a Giorgio Parisi. Compartió la mitad del premio con Manabe «por el modelado físico del clima terrestre, cuantificando la variabilidad y prediciendo de manera confiable el calentamiento global».

Giorgio Parisi

Giorgio Parisi (Roma, 4 de agosto de 1948) es un influyente físico italiano, por sus trabajos de Mecánica estadística y la teoría cuántica de campos. Fue uno de los galardonados con el Premio Nobel de Física en 2021.

Junto con el argentino Miguel Ángel Virasoro y el francés Marc Mezard descubrió la ultramétrica organización de los estados de baja temperatura del vidrio de espín en dimensiones infinitas.

Una de sus contribuciones más conocidas es la ecuación KPZ que describe la dinámica fractal de los procesos de crecimiento superficial cuando hay transmisión lateral de la información (Kardar-Parisi-Zhang​).

En 2021 fue galardonado con el Premio Wolf en Física​ y con el Nobel de Física, compartido con Klaus Hasselmann y Syukuro Manabe. Parisi obtuvo la mitad del premio por el «descubrimiento de la interacción del desorden y las fluctuaciones en los sistemas físicos desde escalas atómicas hasta planetarias».

Nobel de química del 2021

Benjamin List y David WC MacMillan * Nobel de Química 2021

El Premio Nobel de Química del 2021 es otorgado a los científicos Benjamin List y David WC MacMillan por crear “una herramienta ingeniosa para construir moléculas” dando el camino para desarrollar nuevos fármacos y hacer que la química fuera más ecológica.

El premio es “por el desarrollo de organocatálisis asimétrica“. Sus descubrimientos “iniciaron una forma totalmente nueva de pensar sobre cómo juntar moléculas químicas”, dijo Pernilla Wittung-Stafshede, miembro del comité del Nobel de química.

“Este nuevo grupo de herramientas se utiliza ampliamente en la actualidad, por ejemplo, en el descubrimiento de fármacos y en la producción de productos químicos finos, y ya está beneficiando enormemente a la humanidad”, añadió Wittung-Stafshede.

El científico alemán List y el químico escocés MacMillan trabajaron de forma independiente y comparten el premio.

“Es un cambio de juego. Como una nueva pieza de ajedrez que es muy, muy poderosa “

Creaciones moleculares producidas por Benjamin List

Benjamin List, también conocido como Ben List, es un químico alemán que es director del Instituto Max Planck para la Investigación del Carbón y profesor de química orgánica en la Universidad de Colonia. Co-desarrolló la organocatálisis, un método para acelerar las reacciones químicas y hacerlas más eficientes.

Órgano catálisis

Órgano catálisis de David Mc Millan

David William Cross MacMillan FRS FRSE es un químico de origen escocés y profesor universitario distinguido de química James S. McDonnell en la Universidad de Princeton, donde también fue presidente del Departamento de Química de 2010 a 2015.

David Julius y Ardem Patapoutian Nobel Medicina 2021

Nobel 2021 de Medicina * David Julius y Ardem Patapoutian

Los científicos David Julius y Ardem Patapoutian ganaron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina 2021. Por sus descubrimientos sobre receptores para la temperatura y el tacto.

El jurado del Instituto Karolinska de Estocolmo, Suecia, premió a los científicos estadounidenses por descubrir la forma en que el sistema nervioso percibe la temperatura y el tacto, información vital para la superviviencia y la interacción humana con el mundo.

Julius, de 65 años, utilizó capsaicina, el componente activo de los chiles, para identificar los sensores nerviosos que permiten que la piel responda al calor.

Patapoutian, de origen libanés y armenio, empleó células sensibles a la presión, con lo que descubrió una nueva clase de sensores que responden a la estimulación mecánica en la piel y los órganos internos.

Esto realmente revela uno de los secretos de la naturaleza (…) En realidad, es algo que es crucial para nuestra supervivencia, por lo que es un descubrimiento muy importante y profundo“, aseguró Patrik Ernfors, miembro del Comité Nobel.

Los beneficios del descubrimiento

Más allá de la importancia conceptual para entender cómo el cuerpo puede percibir los cambios de temperatura o la presión, los expertos resaltan que su investigación muestra potenciales beneficios para la medicina, pues podrían allanar el camino para nuevos analgésicos.

Sus hallazgos arrojan información sobre cómo reducir el dolor crónico relacionado con distintas enfermedades. Entre ellas la artritis, un padecimiento asociado a la inflamación de las articulaciones.

En este sentido, varios laboratorios farmacéuticos adelantan investigaciones para identificar moléculas que actúen sobre los receptores de dolor y poder tratarlos.

“Es uno de esos hallazgos en los que resulta difícil intuir todo el alcance que puede llegar a tener en cuanto a aplicaciones, aunque ya se esté trabajando en algunas, como la gestión del dolor crónico y el control de la presión arterial”, subrayó Óscar Marín, director del Centro de Trastornos del Neurodesarrollo del King’s College de Londres.

“Los descubrimientos de ambos investigadores están relacionados con el conocimiento de cómo los estímulos externos -por ejemplo, causados por temperaturas, sustancias irritantes, señales de contacto, etc- se transmiten hacia el sistema nervioso central”, explicó a Télam el doctor en Ciencias Biológicas de Conicet Gustavo Paratcha, director del Laboratorio de Neurociencia Molecular y Celular Instituto de Biología Celular y Neurociencias (IBCN)-Conicet.

A finales de la década del 90, David Julius comenzó a investigar cuáles eran los receptores celulares que se “activaban” con la capsaicina, el ingrediente picante de los chiles, ya que creía que esto podría proporcionar información fundamental sobre los mecanismos del dolor.

En esa búsqueda identificó un tipo de proteína que permite el paso de iones específicos y las bautizó TRPV1.

“El receptor TRPV1 detecta calor nocivo, temperaturas mayores a 43 grados centígrados, y es también el que detecta cuando comemos algo picante, es decir que esa sensación de ardor que tenemos en la boca también se genera por la activación de estos receptores”, explicó por su parte la doctora en ciencias biomédicas María Florencia Coronel, jefa del Laboratorio de Dolor Asociado al Cáncer en el Instituto de Investigaciones de Medicina Traslacional (Conicet-Universidad Austral).

Tras el descubrimiento de TRPV1, Julius y Ardem Patapoutian hicieron otro avance importante con el descubrimiento de TRPM8 y posteriormente se identificaron varios receptores TRP adicionales que transducen información térmica en el sistema somatosensorial.

“El TRPM8, la M viene de mentol, es un receptor que se activa por sustancias que generan sensación de fresco y por temperaturas de frío”, detalló Coronel.

Y continuó: “En 2010 Patapoutian descubrió también los receptores Piezo, que se activan frente a estímulos táctiles como puede ser una caricia, un abrazo, el contacto de la piel con la ropa, y también con el dolor inducido por estímulos mecánicos, por ejemplo, un cachetazo o un martillazo”.

Coronel, quien trabaja junto a su equipo justamente el rol que tienen los receptores TRP en el dolor que se genera en pacientes que son tratados con quimioterapia y sufren efectos neurotóxicos y en el dolor crónico, contó que Patapoutian presentó a los receptores Piezo en un congreso de dolor neuropático al que ella había asistido.

“Fue sumamente emocionante porque hasta ese momento no se había podido encontrar el mediador en este tipo de estímulos”, recordó.

La investigadora señaló que “todos estos receptores se están estudiando para el desarrollo de terapias para el dolor“.

“Una particularidad que tienen es que se encuentran localizados a nivel periférico, entonces la ventaja que ofrecen es que no es necesario administrar sustancias que tengan efectos a nivel del sistema nervioso central”, explicó.

“Otra tema -señaló – es que como participan tanto en la detección de estímulos inocuos como nocivos no se pueden bloquear directamente porque sino el paciente pierde la posibilidad de detectar estímulos para desarrollar una vida normal”.

Coronel detalló que en la actualidad “ya se utiliza en la práctica clínica el bloqueo del TRPV1 en parches que contiene capsaicina que producen la desensibilización del sector para tratamientos de dolor persistente localizados como la neuralgia pos herpética”.

En tanto que “con el TRPM8 se están diseñando nuevas terapias a través del frío, por ejemplo, en pacientes que tienen neuropatías por quimioterapia, al momento de administrar la quimioterapia se utilizan guantes o botas que están refrigerados que actuarían a este nivel”.

David Julius nació en 1955 en Nueva York (Estados Unidos), se doctoró en 1984 de la Universidad de California, Berkeley, y fue becario postdoctoral en la Universidad de Columbia, en Nueva York; actualmente es profesor en la Universidad de Colorado.

Ardem Patapoutian nació en 1967 en Beirut, Líbano. En su juventud, se mudó de una Beirut devastada por la guerra a Los Ángeles (Estados Unidos); en 1996 se doctoró en el Instituto de Tecnología de California, Pasadena y fue becario postdoctoral en la Universidad de California, San Francisco; desde 2000 es científico en Scripps Research, La Jolla (California), donde ahora es profesor; además es investigador del Instituto Médico Howard Hughes desde 2014.

Fuente: Reuters, Calidad Integral Press y EFE

Nobel-quimica-2020

Charpentier & Doudna Nobel de Química 2020

La francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna desarrollaron “un método para la edición de genes” que ayuda a combatir el cáncer. Son la sexta y séptima mujer que ganan el premio desde 1901.

Charpentier y Doudna - Nobel de química del 2020. INvetaron la edicicón genética CRISPR/CAS9
Nobel de Química del 2020 para Emmanuelle Charpentier   
11 de diciembre de 1968, Juvisy-sur-Orge, Francia
Estudió en la Universidad Pierre y Marie Curie (1995)
y Jennifer A. Doudna.
19 de febrero de 1964, Washington D. C., Estados Unidos
Estudió en la Escuela de Medicina Harvard (1989)

El Premio Nobel de Química galardonó (07.10.2020) a dos mujeres genetistas, la francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna, por sus investigaciones sobre las “tijeras moleculares“, capaces de modificar los genes humanos, un descubrimiento “revolucionario”.

El galardón quiere recompensar “el desarrollo de un método de edición de genes” que “contribuye a desarrollar nuevas terapias contra el cáncer y puede hacer realidad el sueño de curar enfermedades hereditarias”, subrayó el jurado en Estocolmo.

Charpentier, de 51 años, y Doudna, de 56, se convierten así en la sexta y séptima mujer que ganan un Nobel de Química desde 1901.

En junio de 2012, las dos genetistas y su equipo describieron en la revista Science una nueva herramienta con la que se podía simplificar el genoma. El mecanismo se llama Crispr/Cas9 y es conocido como “tijeras moleculares”.

Nobel de Química 2019 para los inventores de la batería de ion-litio

La  Real Academia de las Ciencias de Suecia ha concedido el Premio Nobel de Química de 2019 al estadounidense John B. Goodenough, al británico Stanley Whittingham y al japonés Akira Yoshino por desarrollar la batería de iones de litio.

Nobel de Química 2019

“Esta ligera, recargable y potente batería se utiliza en la actualidad en todas partes, desde los teléfonos móviles a los ordenadores portátiles y los vehículos eléctricos. También puede almacenar cantidades significativas de energía solar y eólica, haciendo posible una sociedad libre de combustibles fósiles”, menciona en un comunicado. Los tres ganadores se repartirán el premio, dotado con 825.000 euros, a partes iguales.

Las bases de la batería de iones de litio se sentaron durante la crisis del petróleo de la década de 1970, destaca la Real Academia. Stanley Whittingham, un investigador de la Universidad Estatal de Nueva York nacido en 1941, comenzó a trabajar en el desarrollo de métodos que pudieran conducir a tecnologías energéticas libres de combustibles fósiles. Sus investigaciones con materiales superconductores culminaron pronto en una batería de litio con un cátodo de disulfuro de titanio y un ánodo de litio metálico. “El resultado fue una batería que tenía un gran potencial, un poco más de dos voltios. Sin embargo, el litio metálico es reactivo y la batería era demasiado explosiva como para ser viable”, explica la institución sueca.

El problema lo tomó John Goodenough, un físico nacido en Jena (Alemania) en 1922, pero nacionalizado estadounidense. Goodenough, de la Universidad de Texas, predijo que el cátodo tendría un mayor potencial si estuviera hecho con un óxido metálico en lugar de un sulfuro metálico. Tras probar diversos materiales, en 1980 demostró que el óxido de cobalto con iones de litio intercalados producía hasta cuatro voltios. “Este fue un avance importante que conduciría a baterías mucho más potentes”, narra la Real Academia.

Introduciendo mejoras en el trabajo de Goodenough, Akira Yoshino (Suita, 1948), de la empresa japonesa Asahi Kasei, creó la primera batería de iones de litio viable comercialmente. “El resultado fue una batería ligera y resistente que podía cargarse cientos de veces antes de que su rendimiento se redujera. La ventaja de las baterías de iones de litio es que no se basan en reacciones químicas que descomponen los electrodos, sino en iones de litio que fluyen de un lado a otro entre el ánodo y el cátodo”, detalla la institución sueca. “Simplemente olfateé la dirección hacia la que se movían las tendencias. Se podría decir que tuve un buen olfato”, ha bromeado Yoshino

“Las baterías de iones de litio han revolucionado nuestras vidas desde que llegaron al mercado en 1991. Han sentado las bases de una sociedad inalámbrica, libre de combustibles fósiles, y son de gran beneficio para la humanidad”, aplaude el comunicado. El trabajo de Whittingham, Goodenough y Yoshino sirvió para cambiar el comportamiento de la humanidad, desde la manera de comunicarse a la forma de trabajar, escuchar música o transportarse.

Un año más, todos los premios Nobel de ciencias han sido para hombres. Desde 1901, solo cinco mujeres han ganado el Nobel de Química, el 2,7% de los 184 galardonados. Este año, sonaba en las quinielas la estadounidense Carolyn Bertozzi, de la Universidad de Stanford, por desarrollar técnicas para visualizar procesos en el interior de las células, una metodología conocida como química bioortogonal que ha permitido entender mejor enfermedades como el cáncer.

La apuestas de la sociedad científica internacional Sigma Xi también incluían a Jennifer Doudna, investigadora de la Universidad de California, en Berkeley, y madre de la revolucionaria técnica de edición genética CRISPR junto a la bioquímica francesa Emmanuelle Charpentier, ahora en el Instituto Max Planck en Berlín. Ambas se apoyaron en los pioneros trabajos del microbiólogo español Francis Mojica, cuyo laboratorio en la Universidad de Alicante descubrió en 2003 un sistema de tijeras moleculares que las bacterias utilizan para defenderse de los virus. Esas mismas tijeras sirven ahora para editar el genoma de cualquier ser vivo con rapidez, facilidad y de manera muy barata.

Frederick Sanger

Frederick Sanger (1918 – 2013) fue un bioquímico inglés a quien le otorgaron dos veces el Premio Nobel de Química. Sus investigaciones se centraron en las características de la insulina y la secuenciación del ADN.

Sanger estudió en la escuela Bryanston y posteriormente obtuvo el título de bachiller en Ciencias Naturales en el St. John’s College. Se inclinó a la bioquímica por la presencia de eminencias en el tema en su universidad. Obtuvo su doctorado en 1943 y luego trabajó como investigador del laboratorio de Bioquímica.

Sanger determinó la secuencia de los aminoácidos de la insulina en 1953. Al hacerlo, demostró que las proteínas tienen estructuras específicas. A través de un experimento, consiguió crear patrones característicos para las proteínas. Sanger llamo a estos patrones “huellas dactilares”. Como las huellas dactilares humanas, estos patrones se pueden emplear para identificar cada proteína. Reagrupó los pequeños fragmentos en secuencias para deducir la estructura completa de la insulina. Sanger concluyó que la proteína de la insulina tenía una secuencia precisa de aminoácidos. Este resultado le valió su primer Premio Nobel de química en 1958.

En 1975 desarrolló el innovador método de secuenciación de ADN, conocido también como método de Sanger. Dos años más tarde empleó esta técnica para secuenciar el genoma del bacteriófago F-X174, el primer organismo del que se secuenció totalmente el genoma. Realizó este trabajo manualmente, sin ayuda de ningún automatismo. Base fundamental para proyectos tan ambiciosos como el Proyecto Genoma Humano, y por este trabajo se le concedió su segundo Premio Nobel en 1980, que compartió con Walter Gilbert.

Frederick Sanger murió mientras dormía el 19 de noviembre de 2003.

Kip Thorne

Kip Stephen Thorne (1940 – ) es un físico teórico estadounidense, ganador del Premio Nobel de Física en 2017. Es conocido por sus numerosas contibuciones en el campo de la física gravitacional y la astrofísica.

Kip Thorne nació en Utah, Estados Unidos. Es hijo de dos profesores de la universidad de Utah y fue criado en un ambiente académico, por lo que dos de sus cuatro hermanos también son profesores. Thorne destacó en sus estudios desde temprana edad, llegando a convertirse en uno de los profesores más jóvenes de la historia del Instituto de Tecnología de California.

Su tesis doctoral se tituló “Geometrodynamics of Cylindrical Systems”. Se doctoró en la Universidad de Princeton en 1965. En 1991 le fue otrogada la cátedra “Profesor Feynman de Física Teórica”.

La investigación de Thorne se ha centrado principalmente en la astrofísica relativista y la física de gravitación, con énfasis en las ondas gravitatorias de los agujeros negros y la evolución estelar. Es conocido públicamente por su controvertida teoría de que los agujeros de gusano se pueden usar para viajar en el tiempo.

En junio de 2009 renunció a su cátedra Feynman (ahora es emérito) para desarrollar una carrera profesional como escritor y guionista cinematográfico. En su primer proyecto colaboró con el director Christopher Nolan, en la película Interstellar.

Thorne es considerado una de las pocas autoridades mundiales en ondas gravitatorias. En parte, su trabajo se ha ocupado de la predicción sobre ondas gravitatorias y sus ritmos temporales observables en la Tierra. Estos “ritmos” observables son de gran importancia para el experimento denominado LIGO (Laser Interferometer Gravitational Wave Observatory).

Ha prestado también apoyo teórico para el LIGO, incluyendo la identificación de fuentes de ondas gravitatorias en que LIGO debería centrarse, el diseño de los deflectores para el control de la luz dispersada en el haz de tubos de LIGO.

Thorne desarrolló sistemas innovadores de modulación de amplitud en cuadratura de osciladores armónicos, una técnica aplicable tanto en la detección de ondas gravitatorias como en la óptica cuántica (el Ligo utiliza en sus mediciones rayos láser). Debido a estas investigaciones, en 2017 le fue concedido, junto a Rainer Weiss y Barry C. Barish, el premio Nobel de física, «por sus contribuciones decisivas al detector LIGO y por la observación de ondas gravitatorias».

Dennis Gabor

Dennis Gabor (1900-1979) fue un innovador físico Húngaro que nació en Budapest y murió en Londres. Se le otorgó el premio Nobel de física en 1971 por la invención de los hologramas. Es principalmente conocido por esto pero también por inventar el filtro de Gabor y desarrollar investigaciones científicas respecto a la comunicación, televisión a color y a la óptica.

Su nombre de nacimiento fue Dénes Günszberg. Su familia era judía por parte de su padre y española por parte de su madre. De pequeño se inspiraba de Julio Verne y Thomas Edison. Su padre, al dirigir una compañía minera, lo motivó a aprender sobre la ingeniería y la física. A los 10 años de edad presentó su primera patente. Al cumplir los 18 fue enviado a asistir en la Primera Guerra mundial, no tardó en regresar para estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad de Tecnología y Tecnología de Budapest.

En 1920 emigra de Hungría a Berlín porque el gobierno Húngaro lo llamó para que realice otro servicio militar. Aparte, se encontraba en contra del nuevo gobierno. Una vez en Berlín se gradúa en Ingeniería Eléctrica y obtiene su doctorado en 1927. Inmediatamente después empieza a trabajar en el desarrollo de lámparas de alta presión. Tiene que dejar este puesto de trabajo en 1933 por la llegada de Hitler, al ser de ascendencia judía. Decidio mudarse a Inglaterra en donde su amigo Edward Allibone lo ayudó a conseguir trabajo en British Tohmson-Houston, una empresa de ingeniería eléctrica. Es ahí donde investiga rayos catódicos y tubos de descarga de gas. Durante la guerra, colaboro con los británicos en el desarrollo del radar.

Hasta 1947 realizó investigaciones en la holografía, la cual presentaría al público en ese año y le daría fama y el Nobel de física de 1971. También pudo mejorar la resolución de los microscopios electrónicos e inventar el láser, lo cual cambio para siempre la física óptica. Continuo con sus estudios en Imperial College London y realizo algunas investigaciones en Estados Unidos. Finalmente en 1979 murió por causas naturales a los 79 años.

Jack Kilby

Jack Kilby (1923 – 2005) fue un ingeniero eléctrico norteamericano. Fue parte escencial de la invención del microchip o circuito integrado. También inventó la calculadora de bolsillo y la impresora térmica.

Jack fue criado en Great Bend, Kansas. De joven fue aficionado a las radiocomunicaciones. Hizo servicio militar durante la Segunda Guerra Mundial, donde trabajó como técnico en la India. Luego volvió a Estados Unidos y atendió a la escuela gracias a una beca de veteranos.

Kilby se graduó como ingeniero eléctrico de la Universidad de Illinois en 1947. Tres años después, en la Universidad de Wisconsin, obtuvo su magíster. Se casó on Barbara Annegers en 1948 con quien tuvo 2 hijas.

Trabajó en Texas Instruments en 1958, donde fue capaz de diseñar un circuito integrado combinando elementos electrónicos previamente isolados para trabajar en conjunto en un ambiente miniatura conocido como microchip. También inventó la impresora térmica.

Utilizando su invento previo, Kilby también inventó la primera calculadora basada en circuitos integrados. En 1970 esta fue optimizada para el uso general y se convirtió en la calculadora de bolsillo.

Kilby ascendió hasta director de Texas Instruments. Se retiró en 1983 y comenzó proyectos independientes sobre investigacion en energía solar en la Universidad de Texas.

Kilby fue galardonado con el Premio Nobel de Física en el 2000 por sus inventos innovadores que provocaron una revolución en el mundo tecnológico y computacional. Marcó el inició de los dispositivos que se han vuelto parte escencial de nuestras vidas.

El 20 de junio de 2005 perdió la batalla contra el cáncer y murió a los 81 años de edad.